Jan. 17th, 2016

sam_bluesky: a bell, towing (umrund - por quien doblan las campanas)
A veces me pregunto por qué me hago estas cosas. Sabiendo que me da pánico hablar y lo mal que lo paso siendo el centro de atención, debería habérmelo pensado antes de ofrecerme a hacer de DM de relevo.

No es que no me guste la idea, especialmente cuando el grupo aceptó de buen grado el jugar unas partidas en Krynn. Lo cuál me ha venido de perlas, desde que empezamos a jugar en Eberron y desde que empecé a seguir Critical Role (y que hace meses que estoy releyendo los mensajes de Neraka y Qualinost, porque a veces tengo arrebatos nostálgicos y me refugio en el pasado porque el presente no me gusta) me motivé a volver a leer las novelas. Y eso me llevó a plantearme el por qué no jugar partidas de Dragonlance, lo que me llevó a aceptar encantado ser el DM del grupo (mientras nuestro DM se toma un descanso y pasa al otro lado de la pantalla, que aunque le guste ser DM tanto él como yo sabemos que tenía ganas de jugar desde hace meses pero se lo calla porque nadie en el grupo es muy fan de tomar el control), y entonces GASP! "Que voy a tener que conducirlo y prepararlo y hablar y poner voces y...". Pánico, vamos.

El caso es que, por las razones que sea, soy DM número 2 del grupo. Y hoy ha sido mi estreno como tal.

No es la primera vez que paso a controlar el destino del grupo. Hace unos pocos meses con el grupo nos fuimos de finde rolero y un par de los jugadores hicimos de DM durante un one-shot (cada uno preparándose y dirigiendo el suyo), para dar oportunidad al DM de siempre de tomarse un respiro y disfrutar de la libertad de ser jugador en al menos dos ocasiones diferentes. Pero esto es muy diferente, porque la idea era ser DM una vez cerramos el arco actual en Eberron, darle al DM un respiro y que otro tomara durante un arco el control.

De Eberron sé poco, es una ambientación que no me llama demasiado. El motivo no lo tengo claro, pero seguramente sea por la forma de mezclar magia y tecnología, y porque la magia sea tan común. Y, claro, cuando dijeron que en Dragonlance se podría hacer, pues se me abrieron los cielos. Y, conociéndome como me conozco, me puse a planificar diferentes aventuras, y un arco argumental que lo englobara todo, y... Se me fue la mano con el diseño, vamos.

Pero no me quedé allí, porque durante las vacaciones empecé a escribir relatos, para presentar la ambientación a los que no la conocían. En el grupo somos cinco, cuatro y el que haga de DM. Dos de nosotros la conocíamos, los otros tres no. Así que algo de presentación era necesaria, aunque fueran links a los manuales.
Leerse el core (las Crónicas de la Dragonlance y las Leyendas de la Dragonlance) habría sido muy ambicioso como requisito para la primera partida; de ahí que considerara oportuno, y útil, hacer relatillos que presentaran algo del mundo y situaran a su vez a los jugadores en Ansalon, un Ansalon con el pasado de las Crónicas y las Leyendas, pero con el futuro aún por decidir. (Los dos que conocemos Dragonlance somos algo reacios a ambientar en Quinta Era, no nos gusta demasiado. "No sin mi Lunitari" y esas cosas.)
Como jugamos con las reglas de dungeons and dragons 5e, que son las que usábamos en Eberron, y son las que el grupo conoce mejor, y son más simples y ágiles, había cosas que adaptar. Así que me lié la manta a la cabeza y monté una clase customizada para los Caballeros de Solamnia, un poco cruce de Paladín y Guerrero que incorporara el feel de las tres órdenes, y...

Y vamos, que me motivé.

Pero me he desinflado al sentarme a la mesa y tener que empezar la partida. Ay, me ha dado de todo. He estado desde casi las tres hasta las ocho y cuarto temblando de nervios. A veces tanto que he acabado armado con la manta polar, que en principio habíamos reservado para el compi que estaba griposo. (Mi piso es muy frío, de ahí que le reserváramos la manta.)

Hablar ante la gente, tú. Qué chungo.
Poner voces me ha sido imposible, las conversaciones improvisadas han sido un desastre, la narrativa y presentación de la escena han salido disparadas por la ventana, y la ambientación con la música ha sido patética; todo porque estaba demasiado preocupado temblando y estaba tan asustado de todo que no podía pensar con claridad.

No sé si volveremos a jugar conmigo al cargo. Espero al menos que lo que hayan visto del mundo les haya gustado.

Al menos ha habido comida para todos. Entre el pica-pica, las empanadas de atún individuales, las galletas de chips de chocolate y las napolitanas parece que al menos han merendado a gusto.

He aprendido que, si quiero ser mejor DM, voy a tener que escribir todo lo que quiero que diga cada personaje, e intentar preveer qué preguntarán los jugadores. Porque he sido bastante errático respondiendo así a bote pronto. Se han topado, por ejemplo, con un pobre Túnica Roja sin demasiadas aspiraciones al que casi matan porque les parecía sospechosa su manera de hablar y comportarse. No les cuadraba una cosa con la otra.
Así que, si quieren repetir, tendré que guionizarlo todo. Hay que saber jugar a tu favor, no en tu contra.

July 2017

M T W T F S S
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Most Popular Tags

Page Summary

Also

A veces me paseo por Google+

Style Credit

Expand Cut Tags

No cut tags
Page generated Aug. 21st, 2017 05:44 pm
Powered by Dreamwidth Studios