sam_bluesky: a bell, towing (umrund - por quien doblan las campanas)
[personal profile] sam_bluesky
No es sorpresa, ni secreto, ni mentira, que me gusta dormir. Me gusta mucho dormir. Las cosas en las que pienso cuando estoy dormido son mejores que las que pienso cuando estoy despierto. En serio, mi mente es un lugar bastante inhóspito en el que vivir. Y raro. (Compadezco a los pobres telépatas con los que me haya cruzado. A veces pienso muy fuerte.) Si se pudiera, si me estuviera permitido, invertiría las horas habituales y pasaría a dormir 16 horas al día, dejando las otras ocho para atender necesidades y hacer, no sé, algo. Pero no se puede vivir de sueños, por mucho que diga el entrepreneur de turno, así que no lo hago, y me dedico a dormir entre seis y ocho horas al día, según lo que me deje el trabajo, el gym, las labores y el transporte.

Hasta que mi cuerpo toma cartas en el asunto. Si mi mente es complicada, mi cuerpo es caprichoso. Dolores intermitentes, irritaciones cutáneas porque sí, quejas por bailar descalzo (admitámoslo, eso está justificado por mala ejecución), y apagado general a la que me descuido. Y si bien hasta ahora con una siesta breve o un parón por el sofá se ha conformado, el domingo pasado decidió parar máquinas completamente. Vamos, que el domingo existí sólo de tres y media de la tarde a diez de la noche porque el resto del tiempo estuve durmiendo.

No por elección, sino por necesidad. El sábado me acosté a las doce de la noche (viviendo al límite, ¿eh?) y me acosté a las ocho, relativamente descansado. Es ese punto en el que sabes que has dormido bien y te encuentras bien pero no te importaría ni te sentaría mal quedarte un poco más en la cama. Así que, mientras me debatía sobre si conseguiría conquistar un domingo de gimnasio y hacer una semana completa o no, se me hicieron las nueve.
Salí de la cama, me hice el desayuno, y a las diez de la mañana tuve que volver a la cama porque era incapaz de mantener los ojos abiertos. No importaba si estaba con el fuego encendido, si estaba haciendo zumo, si estaba masticando o si estaba viendo una serie interesante (¿os he dicho que estoy volviendo a ver anime a espuertas?). ¿Que estaba de pie? Ojos cerrados, respiración lenta. ¿Que estaba cortando algo? Ojos casi cerrados, respiración lenta. No valía la pena correr el riesgo de acabar colgado de un armario medioabierto para después esmocharme al dormirme del todo.
A las once y media me desperté, y entonces no recuerdo qué pasó hasta las doce y cuarto que me dije "no, no va a pasar" y me encontré de nuevo en la cama... Hasta las tres y media de la tarde.

Básicamente dormí quince horas (algo menos, matemáticamente) de un domingo porque fui incapaz de funcionar como ser humano hasta que mi cuerpo decidió que había descansado lo suficiente. Entonces tuve que activarme de alguna manera (bebiendo té, bailando, escuchando música, martilleándome los dedos de los pies) porque tenía que limpiar el piso, poner lavadoras, preparar comidas para el día siguiente (y, bueno, para ese día, porque salvo el desayuno no había comido nada. ASÍ DE CANSADO ESTABA), afeitarme... En fin, esas cosas de adultos que solas no se hacen.

Por supuesto, a las nueve y media ya cabeceaba, y me acosté tan temprano que levantarme con sueño ayer no debería haber sido posible. Pero lo hice.

De ahí lo de despojo humano.
From:
Anonymous
OpenID
Identity URL: 
User
Account name:
Password:
If you don't have an account you can create one now.
Subject:
HTML doesn't work in the subject.

Message:

If you are unable to use this captcha for any reason, please contact us by email at support@dreamwidth.org


 
Notice: This account is set to log the IP addresses of people who comment anonymously.
Links will be displayed as unclickable URLs to help prevent spam.

May 2017

M T W T F S S
1234567
891011121314
15 161718 192021
22232425262728
293031    

Most Popular Tags

Also

A veces me paseo por Google+

Style Credit

Expand Cut Tags

No cut tags
Page generated Jun. 23rd, 2017 08:49 pm
Powered by Dreamwidth Studios