sam_bluesky: a bell, towing (umrund - por quien doblan las campanas)
[personal profile] sam_bluesky
El viernes, cuando salí de trabajar, aunque tenía cero ganas, me pasé por el corte inglés. ¿Para qué? Pues para comprarme un teléfono móvil, porque no tengo claro que el mío pueda aguantar mucho más.

Fui al corte del portal del ángel, porque era donde recordaba que había todo el ocio: telefonía, videojuegos, libros, electrónica... Y cuando empecé a subir plantas y no hice más que encontrarme con ropa casi me dieron ganas de gritar. Sí, tenía el nebuloso recuerdo de mi hermana diciéndome que habían movido cosas, y también tenía la vaga impresión de haberme topado con que los libros habían vuelto al corte de Plaza Catalunya, pero eso no lo pensé hasta que estuve en la cuarta planta y había pasado por moda vaquera, moda joven, ropa deportiva, y más ropa deportiva. (Nadie hace tanto deporte como para necesitar dos plantas de ropa deportiva, y más con cuatro decathlon a un tiro de piedra. Así estaban los dependientes, jugando a basquet y saludando a los que subíamos con las escaleras: muertos de aburrimiento.)

Estuve a esto de dar media vuelta y volver a plaza catalunya, al llegar a la cuarta planta. De hecho, ya estaba con mi monólogo interior de "si ya lo decía yo, que lo habían movido. Hemos andado de más para nada. Plaza Catalunya nos pilla de camino, para qué habremos venido aquí. Más tiempo perdido", etc. (Sí, hablo en plural. Somos muchos dentro de mi neurona ¬¬U Y no, ninguno estamos bien ¬¬U (¿Por qué te crees que somos muchos? ¬¬U)) Pero al final decidí llegar a la última planta, porque total, no perdía más que unos segundos más (veinte, a lo sumo). Mi insistencia se vio recompensada, porque en esa última planta estaba todo lo que yo buscaba. Concentrado ¬¬U Allí había teléfonos, y videojuegos, y ordenadores, y cualquier cosa con enchufe ¬¬U (Como el director de planta ¬¬UUU)

No tardé mucho en ser atendido, gracias a una mesa chivata ¬¬U No había nadie (y, cuando digo nadie, es nadie) en la zona de móviles. NADIE. Estaba tan desierto como el interior de mi cabeza a esas horas. Así que tras otear un par de veces fui a poner mis manos sobre el teléfono que me quería comprar, que por suerte estaba expuesto en una de esas mesas donde tienen atados a los teléfonos. Nada más hacer la mínima presión para levantarlo empezaron a sonar alarmas. Ni que un huawei fuese el Júbilo Dorado ¬¬U Así que me resigné, pero miré la parte positiva: un dependiente ya estaba de camino.

El dependiente, muy majo él, además de mirarme con resabida molestia (¿por interrumpir su descanso? ¿por osar, inapropiadamente, tocar un teléfono en exposición explícitamente pensado para ser tocado y cogido? ¿por ser un miope gordicalvo? ¿por todas las anteriores?) me llevó a otra mesa donde también estaba el que me quería comprar y de donde, sorprendentemente, se podía coger sin que se alerte a doce furgones de las fuerzas armadas y envíen helicópteros y pongan francotiradores en los tejados ¬¬U Me explicó no-se-qué milongas sobre "es una lástima que esa mesa sea defectuosa, porque la idea de todo esto es que tengáis el primer contacto físico con el teléfono". Que, a ver, es cierto. En parte. Porque podría habérmelo comprado online, no tenía interés especial en cogerlo, la idea era comprar ese, y hacerlo tan rápido como fuera posible para volver a casa cuanto antes, pero ya que estaba qué menos que manosearlo un poco.

Por suerte, el dependiente pilló rápido que no estaba muy interesado en que me explicara los entresijos del teléfono (léase: señalar el papelito con las especificaciones técnicas y repetírmelas en voz alta), así que mientras fue a buscar el teléfono nuevo, yo me puse a mirar fundas. Porque, total, ya que estamos, nos ponemos bien.

"Oh, iba a decirte que el siguiente paso sería coger una funda, pero veo que te me has adelantado". No hay nada como la ansiedad y la necesidad de volver a casa lo más rápido posible para motivarte y hacerte tomar decisiones, dulzura. No creo que puedas entenderlo, pareces bastante normal. Mi idea era coger una funda trasera, pero el dependiente puso gesto de asco y recomendó las fundas enteras. Que, a ver, ok, pero paso de una funda que convierte un móvil ligero y extrafino en un ladrillo del que cuelgan partes. La gracia es tener un acceso rápido, para mí, no tener que abrir y cerrar o meter y sacar. Pim, pam, hecho, guardado. Así que mientras acababa de darle vueltas se me ocurrió la GENIAL idea de comprar un teléfono fijo. Porque sí, llevo año y medio con internet en casa, pero sin aparato conectado a la línea fija. Viva yo ¬¬U

Elegir un fijo fue mucho más fácil que decidirme por una funda. "Dame el más pequeño". Porque era o bien uno minimalista, que me cabe justo en el hueco que tengo en la cajonera donde están el router y el demultiplexor, o bien uno pensado para octogenarios con problemas de visión. Arqueé un poco la ceja, porque no sabía si el dependiente me estaba llamando viejo además de rompetechos (¡y eso que me había afeitado la barba el día anterior! ¡Debería haberme quitado años!) al sugerirme esos trastos, pero lo dejé correr porque quería irme ya. Cogí el minimalista. Y como estaba on fire tomando decisiones (¬¬U), decidí también que quería la funda pequeñita, algo que poner en la parte trasera, e ir con la pantalla al aire. Porque protectores de pantalla no tenían.

Después de tanto comprar, volví a casa. Conecté el teléfono fijo, llamé a mi madre para que tuviera el número nuevo (porque en casa son de llamar por el fijo. Que además sale gratis, o tirado de precio). Por desgracia, no todo terminó allí, porque tenía que volver a salir, esta vez a por la compra semanal al supermercado.

Vamos, que terminé de todo a las tantas, y encima no podía acostarme tarde porque el sábado tenía que madrugar.

Porque este fin de semana ha sido de bailoteo. Madrugué el sábado para ir al mercado, y después me fui a ensayar, y justo al salir del ensayo fuimos a bailar, y después a comer ligeros porque nos íbamos a Igualada a bailar otra vez, y llegué a casa el sábado a las doce menos cuarto de la noche habiendo salido por la mañana antes de las diez. Vamos, que la gata me vio de milagro, ese día ¬¬U

El domingo tenía que ser tranquilo, pero salió otra cosa a las doce en el pixie market, que es una especie de mercadillo que se hace de vez en cuando por mi ciudad. "A las doce bailamos", me dijeron. Pues yo a las doce bailé. Zumba.

Las master class empezaron con retraso, y la de zumba, que iba antes de nosotros, comenzó a nuestra hora. Así que para no estar tirado por allí, molestando sin hacer nada en la parada de la asociación, me puse a seguir la master de zumba. Yo pensaba que haría algo ligero, una muestra, cuatro o cinco canciones (que es lo que hacemos nosotros cuando hay ronda de master class), pero no, la campeona se hizo una hora entera de zumba. Y adivinad quién más se la hizo con ella ¬¬U Que, vale, después tenía que subir yo al escenario con las profes y hacer lo nuestro, podría haber bailado un par, quitarme el gusanito y ya... Tomar buenas decisiones está sobrevalorado.

No sé ni cómo me he levantado hoy. O cómo he podido andar. Pero no estoy exhausto, sólo algo cansado y con las piernas un poco pesadas.

July 2017

M T W T F S S
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Most Popular Tags

Also

A veces me paseo por Google+

Style Credit

Expand Cut Tags

No cut tags
Page generated Aug. 22nd, 2017 01:43 am
Powered by Dreamwidth Studios